Sudor

Presento una breve historia, de las que te guiñan el ojo y te sacan el arrobo. Cariño.

Sudor

Mientras se viste de prisa el sudor resbala entre sus muslos, la propia consciencia le mira con recelo, camine a cualquier lado sentirá la nostalgia por la poca o mucha vida que se le ha escapado entre las piernas, entre cada suspiro sobre el colchón.


Dirás no eres la puta que te pensabas, que soy distinta porque me has encontrado en una casa extraña no en el frío de una avenida. No es necesario el pago en efectivo las monedas de nada valen, esta culpa es pago a largo plazo y voy a tener intereses extraordinarios, porque apenas me conocerás y de mi no has de olvidarte!  que soy el reflejo de tu soledad. Tal vez me sienta sola cuando te vayas tras haberte deseado tanto, pero he de dejar atrás el remordimiento moralino que no cubre las expectativas del romance, que no todo el romance es el cuadro barato de la novela televisiva, y sabrás que no veo novelas, pero te veo a ti irte con prisa y buscando en tus ropas esa vergüenza pérdida, la que te colgaron las mujeres de tu casa que no dejaron de mostrarte el sendero del respeto a su sexo : "No te acuestes con ellas sino vas a quedarte, no seas miserable, llena la cama de rosas y la alcoba de promesas, di a esas mujeres que volverás con el anillo de matrimonio, la boda y los hijos".

Eso ha dicho y yo respondo: no soy ellas, deja esa culpa, ya que no te deja tener orgasmos sin pensar en lo mal que haces sintiendo tan bien, conmigo no tienes que quedarte a hacer una vida , no te estaba esperando. Nos hemos tocado y ahora, a otro lado.

Comentarios

Entradas populares