Y... ¿Que edad tenía él?

Cuando cumplí los 17 años, tuve una de esas experiencias valiosas por su significado... El riesgo.

En casa de una amiga de la secundaria, conocí a un hombre mayor que yo, cuando tienes 17 años y alguien mayor que tu te presta atención se acerca y conversa contigo, el ego vuela cual globo en día de reyes y la capacidad de distinguir los riesgos se ve anulada. Este caballero era amigo o primo de la madre de mi amiga y sin mas mi más me invitó a salir al día siguiente, recuerdo que me llevo a casa de mis padres y que fue muy amable, me dijo que era divorciado y se llamaba Jano... Tenia 34 años.

Yo no vi nada "malo" en el hecho, me causaba curiosidad que alguien así (con auto) se fijara en mi y recuerdo que me mencionó el hecho de haberme visto bailar y que era muy sexy para mi edad y por eso deseaba conocerme, y ahora que hablaba conmigo le parecía muy madura (ahora que he vivido tantas cosas me pregunto cuales eran sus parámetros de "madures"). Debo confesar que a mis 17 años gustaba de bailar y eso incluía la lambada (eran los 90, jo jo) ojo: sin haber visto jamás Dirty Dancing (no me dejaban entrar al cine), así que al verme bailar con algún adolescente de mi edad, el tipo se lanzo al ruedo y por supuesto que sabia mi edad.

No recuerdo a donde fuimos, pero recuerdo claramente qué sucedió cuando me dejo en mi casa, recuerdo su auto blanco (un viejo Montecarlo) y el sol del atardecer entre los arboles... Me besó... Y ¿qué paso?, que tras un beso "demasiado" adulto y unas manos "mas adultas" que el beso, me despedí corriendo y dije que me esperaba mi papá. No volví a contesar sus llamadas y creo que hasta deje de ir a casa de mi amiga, entonces comprendí una ley de la vida: "hay ciertos limites que nunca debes de cruzar". 

Comentarios

Entradas populares