Infidelidad intelectual en las redes sociales

Recientemente escuche a una terapeuta decir : "infidelidad por Messenger es infidelidad a fin de cuentas", entonces me pregunte, ¿Qué tan fieles somos en las redes sociales?, y no es que me refiere de manera única y flamigera a aquellos que entablan relaciones amorosas "virtuales/nosconocemos/tenemossexo", si no a aquellas "infidelidades" intelectuales... Me explico, conozco personas cuyas parejas no leen ni la etiqueta del champú, o que leen revistas de espectáculos, y que miran con amargura que no pueden compartir el gusto por ver ciertos programas o libros, ciertos temas o conversaciones nunca llegan a darse con su pareja, y la frustración existe  y se desboca en las redes sociales, en donde hay muchos lugares a los cuales acudir para encontrar la satisfacción que les brinda una conversación entretenida, un comentario acertivo,  un poco de reconocimiento acerca de aquel tema que en casa resulta vetado... ¿Estamos siendo infieles? ¿Es valida esta doble vida intelectual? ¿Estas redes sociales se convierten en bastión de nuestro individualismo y refrendo de nuestro propio ser?... ¿Usted qué piensa, querido lector?

Comentarios

Florencia Deffis ha dicho que…
Me declaro culpable de la infidelidad intelectual!!! es frustrante cuando llegas con tu pareja a un punto en el que YA NO ESCUCHA NADA de lo que le dices, ya no digamos si entiende o le interesa... Ese espacio SI que lo necesito llenar y afortunadamente siempre encuentro con quien, vitual o personalmente.
Jean Paul ha dicho que…
Pregunta: ¿Porqué se casaron con esa persona en primer lugar? Que pereza estar con alguien que no está a tu mismo nivel intelectualmente o en cuanto a curiosidad por el mundo.... ¿era nada más por no estar sola(o)s ? Cada quien vive el infierno que decide crearse.
Pamela Lima ha dicho que…
Respecto al comentario de Jean Paul:

Tu pareja no es el mundo, tu pareja no es un dios al que le debas toda coincidencia, eres más que pareja, madre/padre o esposo(a). Por fortuna somos seres pensantes e independientes a nuestras parejas y ello nos permite cortar cordones umbilicales intelectuales. Nada mas aburrido que ello.

Entradas populares