el "malviaje" de la Nueva Madre

Yo acepto que pasé por ahí.

El oscuro lugar que significa la maternidad dentro del individualismo, cuando no eres más tú sino un "nosotros" con el hijo, en que la pareja se hace de tres y que lo que te gustaba hacer se vuelve lejano en el ambiente de los pañales y la crianza.

En especial si te gusta sentirte madre responsable, que buscas libros y blogs y haces grupos y que las palabras colecho, crianza, apego, disciplina inteligente y todo lo que lees te alimenta a ser vegetariana, hacer yoga, comprar sólo juguetes educativos y no dejarlos ver Dora... es que estás en el lado oscuro de la maternidad llena de expectativas en donde el tirano no es tu hijo, eres tu y tus pretensiones.

Sí, yo sé lo que es estar en ése lugar que te quita el sueño por las noches y da ansiedad en el día.

Que tus amigas te vean a veces, que a la mitad de las personas que les hables de tus hijos no les importe, que te sientas cansada todo el tiempo y que aun así te llenes de orgullo de ser madre. Es duro y es más duro cuando te das cuenta de que ya no sabes hacer ni pensar distinto...

¿Por que las novelas en el ranking de este año tiene a 5 mujeres y 4 de ellas tienen que hablar de sus relaciones?

No lo sé, pero es duro darse cuenta que la maternidad rige toda obra y pensamiento, como un monstruo tragón e indigesto... pero eso si, que no te digan que sólo eres madre porque la indigesta serás tú, sin embargo. ¿Ser mujeres nos condena a sólo tener dos opciones? ¿O somos madres o odiamos a las que son madres?

Me enfurece que sean pocas las analistas políticas y que se las críticas las opiniones basándose en  sexo o apariencia, pero más me enfurece que las mujeres nos estemos limitando a ver novelas en donde no las hay, que los libros para adolescentes sean de amor eterno cuando es una puta etapa... excepto para los forevers (qué miedo).

Comentarios

Entradas populares